loading...

lunes, 20 de marzo de 2017

DIOS ES SOLIDARIDAD

 DIOS ES SOLIDARIDAD

Había una vez un niño que todos los días como de costumbre visitaba el patio de la casa de una señora que era muy conocida en el barrio por su amor a las plantas y árboles frutales, tanto era su amor que la extensión de su patio estaba compuesta por árboles frutales de toda clase y plantas de diversos flores, su nombre era Carmen pero comúnmente y por respeto todos la llamaban Doña Carmencíta, el niño que todos los días llegaba a este lugar se llamaba Efrain, este pequeño iba con el propósito de que se le regalaran algunos mangos, pero Doña Carmen le respondía que no podía porque estaban muy verdes y que debía dejar que se maduraran, persistentemente siempre Efrain hacia dicha solicitud, pero siempre era negada, hasta que un día la señora Carmen no aguanto mas su curiosidad de ver tanta insistencia en este muchacho y le pregunto que porque todos los días pedía los mangos, aun sabiendo que ella le manifestaba que no, el niño con una mirada que reflejaba su tristeza profunda se suelta en llanto y le expresa que en su casa no había nada para comer.,

Aveces sin darnos cuenta, detrás de situaciones como estas, se encuentra la necesidad relevante de un ser humano que pide a gritos nuestra ayuda. En ocasiones Dios aparece a través de una persona, probando nuestra bondad, nuestra solidaridad, nuestra capacidad de ver en el otro su necesidad, Cada día debemos procurar ver con la sabiduría del amor que Dios nos da a quien nos encontramos en el camino y de esta forma extender nuestras manos para ayudar.

Síguenos en Facebook AQUÍ

Youtube AQUÍ

Twitter @pitherserpa AQUÍ