loading...

miércoles, 6 de abril de 2016

LA NOCHE INESPERADA

La Noche Inesperada

En la noche de día lunes 22 de septiembre del año 92 en el estado de california, una pareja de novios caminaba por la será de unos de los lugares más hermosos de este lugar, besos y abrazos cargados de amor genuino suspiraban en el cuerpo de estas dos almas gemelas, era una noche romántica donde parecía que nada podría interrumpir su magia, siendo las 7:43 pm cuando de repente un hombre de tez blanca, vestimenta negra, corpulento, de aspecto desagradable, con múltiples tatuajes en distintas partes de su cuerpo, se atraviesa en su camino y decide sorprenderlos con un arma fuego, apuntando a la cabeza de la  joven pareja les pide que den todo lo que tengan de valor, la chica se altera y empieza a gritar, el hombre orienta su puntería con su arma de fuego hacia ella y le dice que se calle de lo contrario apretara el gatillo, cuando el joven novio decide calmar a la chica y logra desprenderse de sus prendas teniéndolas todas en sus manos, tanto las de él, cómo las de ella, al entregarlas al delincuente, en un parpadeo lanza a la cara del asaltante los objetos de valor y de forma intrépida se abalanza con fuerza para despojar su arma y así recuperarlo todo, en un forcejeo constante por más de 30 segundo, un fuerte ruido arruina la noche, el arma se dispara, por desgracia hiriendo al joven en su abdomen, la chica grita en llanto, auxilio, auxilio, ayúdenme por favor, ayúdenme, mi novio está herido, mientras el ladrón huye con todo, algunas personas que se encontraban cerca al lugar de los hechos oyeron los gritos y se acercaron para auxiliar la  joven pareja, en  momento oportuno las personas que llegaron, logran llamar a tiempo la ambulancia, quienes se hacen cargo del herido y en ese mismo momento deciden pedir información sobre algún familiar o amigo que pudiera acompañar al joven herido, su novia con lágrimas en los ojos y voz temblorosa producto de los nervios expresa, yo, señor yo soy la novia, quiero acompañarlo, quiero saber si estará bien, ok dice uno de los paramédicos, súbase a la ambulancia, la noche romántica se hizo tan fría como la muerte, borrando el momento de amor compartido horas antes del triste hecho, la sirena de la ambulancia no paraba de sonar, al llegar al hospital e internarlo en sala de cirugía, el médico que lo recibe conoce el diagnóstico del paciente y muy preocupado por el alto grado de sangre perdida, acelera la búsqueda en el banco de sangre de este hospital, pero solo había una bolsa de 500 gramos ab negativo, que no era suficiente, lo peor aún es que es la más difícil de encontrar recalco el médico, se ameritaba con urgencia para intervenirlo en la cirugía más sangre de este tipo,  una de las enfermeras acuden a la joven novia para preguntarle sobre quien de su familia o amigos podría ser un donante de sangre ab negativo, la enfermera le explica que de no conseguirse a tiempo el paciente fallecerá, una mirada profunda observa los ojos de la enfermera y la misma voz temblorosa reaparece para afirmar que ella era quien podía donarle esa sangre, efectivamente se hizo el proceso de transfusión de sangre de inmediato, ella infortunadamente quedo muy débil y fue llevada a una habitación del mismo hospital para que reposara un poco, en minutos sin darse cuenta, quedo profundamente dormida, eran las 11 y 29 minutos de la noche cuando empezó a practicársele la cirugía al joven novio, todo había salido bien, de un momento a otro se complicó, hasta el punto de verse obligado el Dr a utilizar el desfibrilador para reanimarlo, pero todo fue en vano, el medico que dirigió la operación, sabía que esto podía pasar, este médico era un hombre muy moralista y sentía mucha tristeza e impotencia cuando este tipo de casos ocurrían, pero sobre todo cuando era en personas jóvenes, como de costumbre el medico pide hacer una oración con su equipo de trabajo, eran eso de las 2: 40 am cuando empezaron a orar por su alma, depronto en medio de la oración una luz blanca fluye del cuerpo del joven y el monitor empieza recibir signos de vida, nadie lo podía creer, había vuelto de la muerte, Dios lo había salvado, al día siguiente su novia se entera de la noticia y pide por favor le permitan dejarlo ver, al encontrarse frente a frente los dos el despierta, ella le comenta que tuvo un sueño con Dios, donde él le decía, lo devolveré de la muerte para que vivas en unión con nuestro padre, pero solo debes cumplir una promesa, casarte. 

¨Solo Dios tiene la ultima palabra y siempre el quiere lo mejor para nosotros¨

Autor Pedro Ariel Serpa


Sigueme en Facebook  Pedro Ariel Serpa Motivación Personal